sábado, 17 de septiembre de 2016

La cigarra y La Hormiga

Érase una vez una descuidada cigarra, que vivía siempre al día y despreocupada, riendo y cantando,  ajena por completo a los problemas del día a día. Disfrutaba de lo lindo la cigarra del verano, y reíase de su vecina la hormiga, que durante el período estival, en lugar de relajarse, trabajaba duro a cada rato, almacenando comida y yendo de un lado a otro.

Poco a poco fue desapareciendo el calor, según se avecinaba el otoño y sus días frescos, y con él fueron desapareciendo también  todos los bichitos que la primavera había traído al campo, y de los cuales se había alimentado la cigarra entre juego y juego. De pronto, la desdichada cigarra se encontró sin nada que comer, y cansada y desganada, comprendió su falta de previsión:
  • ¿Podrías darme cobijo y algo de comer? – Dijo la cigarra dirigiéndose a la hormiga, recordando los enseres que esta última había recolectado durante el verano en su hormiguero.
  • ¿Acaso no viste lo duro que trabajé mientras tú jugabas y cantabas? – Exclamó la hormiga ofendida, mientras señalaba a la cigarra que no había sitio para ella en su hormiguero.
Y así, emprendió de nuevo el camino la cigarra en busca de un refugio donde pasar el invierno, lamentándose terriblemente por la actitud perezosa que había llevado en la vida.



miércoles, 14 de septiembre de 2016

EL AGRICULTOR, EL MOLINERO, EL NOTARIO


Un agricultor después de haber obtenido una excelente cosecha, juntó los granos en varios sacos y los llevó al molino, su calculo le indicaba que obtendría como resultado mas de diez bolsas de harina. Dejo los granos al molinero y le dijo: 
- Muele el trigo y te pagaré con una de las bolsas de harina. 

Resultado de imagen para molino animado

El molinero aceptó el trato y comenzó con su trabajo. Como resultado obtuvo una docena de bolsas de harina, y pensó: 

- Guardaré unas para mi ya que el agricultor no se dará cuenta. Cuando concluyo con todo, se retiró a dormir ya que estaba agotado por la labor diaria. 

Cuando el agricultor regreso a buscar sus granos molidos y transformados en fina harina, lo atendió la esposa del molinero, este se sorprendió al ver solamente ocho bolsas de harina. No quiso molestar a la mujer, así que no hizo ningún comentario y se retiró del lugar sin dejar la bolsa que había prometido como pago. 

Cuando el molinero, se despertó y se dio cuenta que no estaba la paga por su trabajo, salio a buscar al agricultor. Cuando lo hubo encontrado, le arrojó piedras, lo insulto y lo acusó de ladrón. Mientras seguía la contienda, pasó por el lugar un notario, que se acerco y preguntó: -¿Porqué apedreas a ese hombre? 
y el molinero respondió: 
- ¡Porque no me ha pagado por mi trabajo!, con la bolsa de harina prometida. 
A lo que el notario dijo: 
-¿Y porque no lo has denunciado a la justicia? 
- Porque no podría- dijo el agricultor - ya que el se ha robado cuatro o cinco de mis bolsas de harina. 



Lección / Moraleja:Quien por su propia mano hace justicia, 
alguna culpa esconde con malicia.