sábado, 29 de marzo de 2014

Se deja de querer..

Se deja de querer...
y no se sabe por qué se deja de querer;
es como abrir la mano y encontrarla vacía
y no saber de pronto qué cosa se nos fue.

Se deja de querer...
y es como un río cuya corriente fresca ya no calma la sed,
como andar en otoño sobre las hojas secas
y  pisar la hoja verde que no debió caer.

Se deja de querer...
Y es como el ciego que aún dice adiós llorando
después que pasó el tren,
o como quien despierta recordando un camino
pero ya sólo sabe que regresó por él.


Se deja de querer...
como quien deja de andar una calle sin razón, sin saber,
y es hallar un diamante brillando en el rocío
y que ya al recogerlo se evapore también.

Se deja de querer...
y es como un viaje detenido en las sombras
sin seguir ni volver,
y es cortar una rosa para adornar la mesa
y que el viento deshoje la rosa en el mantel.

Se deja de querer...
y es como un niño que ve cómo naufragan sus barcos de papel,
o escribir en la arena la fecha de mañana
y que el mar se la lleve con el nombre de ayer.

Se deja de querer...
y es como un libro que aún abierto hoja a hoja quedó a medio leer,
y es como la sortija que se quitó del dedo
y solo así supimos... que se marcó en la piel.

Se deja de querer...

y no se sabe por qué se deja de querer.



José Ángel Buesa 

martes, 25 de marzo de 2014

Ella amará a otro hombre.

Es un poeta romántico Se le ha llamado el "poeta enamorado", Su popularidad se debe en gran parte a la claridad y profunda sensibilidad que aprecian en sus versos una melodía extraordinaria un deleite al corazon El único fallo inapelable contra un poema, es el olvido; y, en realidad, un poema pertenece tanto a quien lo ha leído y lo recuerda como a aquel que lo escribió. “ José Ángel Buesa Cuba 1910 Republicana Dominicana 1982




Ella amará a otro hombre.
Yo voy lejos, andando hacia el olvido.
Y puede suceder que alguien me nombre,
pero ella fingirá no haber oído.


Ella amará a otro hombre:
el tiempo pasa y el amor finaliza,
y es natural que lo que fue una brasa
acabe convirtiéndose en ceniza.


Aunque nadie lo quiera,
envejecen las vidas y las cosas,
y es natural también que en primavera
los rosales den rosas.


Es natural. Por eso,
ella amará a otro hombre, y está bien.
No sé si ya olvidó mi último beso,
ni me importa con quién.

domingo, 23 de marzo de 2014

La mujer de mis sueños. Capitulo 4

No todas las historias que les voy a contar, son tristes. Lo que pasa, es que de estas se aprende mucho más. Pero ahora no les voy a contar una historia yo sino mi nuevo Amigo.

Pedro- ¡Hoy no ha entrado nadie al Bar!
Yo- Es que el día esta medio raro, pero bueno, mejor por una parte por que podemos descansar.  
Pedro- Eso es verdad. Además hace mucho que no nos tomamos unos mates y no hablamos largo y tendido como lo solíamos hacer antes.
Yo- ¡Te cambio los mates por unos whiskys!
Pedro- Acepto.
Yo- Pero ya sabes cual es la historia que quiero que me cuentes. Cuando entraste aquí me dijiste que si este era un bar en el cual pasaban historias del alma, tu eras el indicado porque tenias una maravillosa historia que contarme.
Pedro- Exacto y hoy es la noche.

Abrimos una botella de whisky jhonny walker 12 años y me comenzó a contar.






La mujer de los sueños.

Una mañana me despertaba algo confundido, como lo habían sido las últimas mañanas, pero esta vez todo iba a ser distinto. Cuando me levante de mi solitaria cama, noté que toda mi habitación era distinta. Era mas grande, mas luminosa, tenia una cama de dos plazas y por sobre todo vivía solo.  Vivian solo, en una gran ciudad. Una selva de hierro y  Cemento, solo iluminada con luces artificiales y su vos era un ruido casi constante de vehículos que no saben a donde van, pero que van, sin destino, pero con prisa. Todos corren como si de ello dependiera su vida. Nadie se detiene a mirar el horizonte ni el amanecer, ya no queda tiempo para las contemplar las estrellas ya no se puede ver las estrellas, nuestra luces las opacan. O eso creía yo, porque yo era una mas del montón hasta esa mañana.

El sentido de mi vida era mi trabajo, progresar y juntar dinero para poder amoblar mi nueva casa, que no era ni siquiera mi casa era un departamento que alquilaba. Hasta que la vi a ella,  las luces de la gran ciudad se apagaron y ella solo brillaba a pesar de estar vestida toda de negro; todo su cuerpo brilla estaba iluminada de colores, y ella caminaba hacia a mi. Pero de la mano de otra persona. Su sonrisa era  la mas bella que haba visto en mi vida. sus labios eran un fruto prohibido que me tentaba. Sus ojos eran dos perlas esperando ser descubiertas en lo profundo del mar. Su piel, el terciopelo de una rosas que vive en la jungla del Amazonas; y blanca como la primera nieve de invierno, en el Imponente Aconcagua.   Su cintura… digna del suspiro de los Dioses al igual que su hermoso cuello del cual colgaba un collar con una cruz católica, que llamo mi atención por como parecía jugar colgando, de su cuello. Al llegar hacia donde yo estaba sentado, cosa que me sorprendió al principio, pero luego vi que era amiga de una amiga mía. Entonces, empezó a saludar a todos. Cuando la salude empecé como a desvanecerme. Y tal como si fuese un recuerdo comencé a ver la situación como si fuese un tercero. Su dulce vos era como la de los jilguero que me solían despertar en las mañanas cuando solía vivir en el campo de mis abuelos. Pero mas dulce y agradable aun. No pude contenerme y sin que nadie lo notara la tome de la cintura muy fuerte y le di mi primer beso en su mejilla. A lo cual solo respondió con un.

Mujer- ¡Aguarda! Ya llegará el tiempo, solo se paciente.

Fue cuando desperté, en mi vieja cama y mi hermana me decía que se me hacia tarde para ir a trabajar.  Había sido solo un sueño, volvía a mi vida rutinaria de estudiar para terminar la facultad y trabajar para ayudare en mi casa con el dinero. Con el tiempo me fui olvidando de ese sueño; pero jamás de su cintura y de esas hermosas palabras y su collar que brillaba casi

domingo, 16 de marzo de 2014

La Barrera. Por Fontanarrosa.


Un paso más atrás. Dos más atrás. Tres. Ahí está bien. Ya está la barrera formada. Una baldosa más acá. Un momento. Ante todo, sacar las cosas del arco. Hay botellas debajo de la pileta. Ya la otra vez cagó una. Y dos sifones. El blindado no es nada, pero el otro puede reventar, y los sifones revientan y los pedacitos de vidrio saltan y se meten en los ojos de uno. Bien juntas las macetas de la barrera. El arquero muy nervioso. Miguel Tornino frente al balón. Atención. El rubio Miguel Tornino frente al balón. Una mano en la cintura. La otra también. La mano sacándose el pelo de la frente. La transpiración de la frente. De los ojos. Hay silencio en el estadio. Es la siesta. Hasta el Negro se ha quedado quieto. Resignado a ser simple espectador de ese tiro libre de carácter directo que ya tiene como seguro ejecutor a Miguel Tornino, que estudia con los ojos entrecerrados el ángulo de tiro, el hueco que le deja la barrera, la luz que atisba entre la pierna derecha del recio mediovolante de la visita y la pata de portland de la maceta grandota del culantrillo. Un solo grito en el estadio: Miguel, Miguel. El público de pie ante ésta, la última oportunidad del Racing Club cuando sólo faltan dos minutos para que finalice el match. Habrá que apurarse antes de que vuelva a adelantarse la barrera o el Negro insista en morder la pelota y hacerla cagar como el otro día que la pinchó el muy boludo. Sonó el silbato. Habrá que pegarle de chanfle interno. La cara interna del pie diestro de Miguel Tornino, el pibe de las inferiores debutante hoy le dará al balón casi de costado, tal vez de abajo, con no mucha fuerza pero sí con satánica precisión para que ese fulbo describa una rara comba sobre la cabeza de los asombrados defensores, sobre el despeinado pirincho del helecho de la segunda maceta y se cuele entre el travesaño, el poste, el postrer manotazo de la lata de aceite Cocinero que se ha lucido hasta el momento. ¡Tiró Tornino...! y... se hizo mimbre en el aire el arquero ante el latigazo insólito de curva inesperada y con la punta de los dos dedos allá voló la lata a la mierda, carajo que ladra el Negro, sí mamá... sí la guardo... está bien... pero mirá vos cómo la viene a sacar este guacho.

jueves, 13 de marzo de 2014

La carta. Capitulo 3

Capitulo 3

La carta.

Con el tiempo aprendí que no podía ayudar a todas las personas, ni que todas las personas me querían escuchar. Una vez me acerque a una mesa en el cual una señorita sollozaba desconsoladamente y ni bien le dije que si necesitaba algo me dijo que si, que me fuera… le insistí y le dije que cualquier cosa la podía ayudar y que la vida era demasiado hermosa para llorar por una persona que no la quería evidentemente (por lo que había podido ver y escuchar en el tiempo que habían estado en el café) de inmediato se levanto y me arrojo agua en el rostro, dejándome en ridículo ante todo el mundo que asistía al café. Cosas que se aprenden.

Pero lo que mas aprendí es a no esquivar el corazón, pero conducirlo con la razón, siempre, Como hacia años estas dos personas (que les comente anteriormente) me lo avían enseñado. Hubo un tiempo en el que me comencé a sentir mal nuevamente de mi estomago, y tuve que contratar a un muchacho para que me ayudara con el bar. Este muchacho me impacto desde la entrevista. Vi en sus ojos una confiabilidad que nunca antes había visto en nadie. Su voz era muy franca y tranquila. Siempre se tomaba un segundo de mas, para responder, pero te decía las palabras justas y necesarias para tomar la decisión precisa. No paso mucho tiempo para que nos hiciéramos grandes amigos y luego socios del Bar. Su nombre era Pedro. Y había vivido tantas o mas historias que yo.

El mismo día que empezábamos a trabajar sucedió algo que nos marcaría para siempre. Esta vez fue otra persona la que nos comento una historia a nosotros… algo que desde ese día empezó a ser habitual. Y empezamos a escuchar otras experiencias.  Pero la forma de contar la historia nos fue Triste, porque la leímos a través  de una carta. Carta que todavía conservo en mis pertenencias esperando volver a ver a ese hombre y saber que esta bien.




La carta la encontró mi amigo y la había dejado una chica sobre la mesa. Esta carta estaba toda arrugada y llena de lágrimas y decia…

Lunes 10 … (las lagrimas han borrado la fecha)

Si algún día leerás esto, no lo se hoy. Pero no escribo para que lo leas, escribo porque me hace descargar, me hace sentir mas liviano.  Que difícil se me torna todo cada vez mas, pero… tengo que ser fuerte. Tengo que salir de esto… por las pocas personas que me quieren. Tengo que afrontar la realidad, ya no estas con migo, tu mereces alguien mejor. Aunque me duela en el alma, no te merezco. No obstante, como te dije esa tarde, no se que viste en el. Pero no quiero escribir de eso. Tu sabrás el porqué, solo busca tu felicidad. Solo espero que seas feliz, al lado de la persona que tú elijas, eres grande. Ya no puedo aconsejarte en tus decisiones porque tu así lo quieres. Me has alejado. Porque yo hice lo suficiente para ahuyentarte. Porque no supe expresarte mi amor. Porque te lastimé y mucho, te lastimé delante de gente querida para ti. Te juro que intenté controlar mis celos, mis obsesiones mis debilidades etc. Perdón por no lograrlo.   El único culpable de todo esto soy yo. 

Te doy gracias por hacerme entender que yo no te arruine la vida, me ha costado mucho creerlo, pero hoy lo se gracias a ti. Al igual que a la vida de mis viejos. Se las complique desde antes que naciera. Nadie quería que yo brotara. Y ese dolor es algo que uno no se puede sacar del alma. Tampoco se puede comprender. Es muy grande para apaciguarlo. Perdoné a mi abuela horas antes que muriera (ella solo esperaba eso, para morir en paz) pero solo la perdone a ella, a nadie mas de mis familiares. También ese intento de aborto (y que todos los médicos que visitaron mis padres, dijeron que yo estaba muerto) me ha dado una capacidad enorme de amar a mis padres. Los amo con todo mí ser y los respeto porque se jugaron todo por mi, sin saber como iba a nacer. Pero también una capacidad de jugarme y de dejar todo por los

Cómo explicarte




Pero… cómo explicarte que
Dios esta enojado con migo,
porque yo era un ángel suyo y cuando te vi
Decidí bajar para amarte.

Cómo explicarte que
 tu sonrisa
ha sido mi escudo para todo mal.

Cómo explicarte que
 Las estrellas que titilan allá en lo lejos
no son mas que recuerdos,
de todos esos hermosos besos.

Cómo explicarte que
Esta noche casi oscura 
me lleva a la locura. 

Cómo explicarte que
La oscuridad hace falta
Para poder ver la luna.

Cómo explicarte que
Es mi corazón el que habla,
El que pide perdón.

Cómo explicarte que
Mis brazos siempre estarán
Para abrazarte, para contenerte.

Cómo explicarte que
Mis oídos siempre estarán
Prestos a escucharte.

viernes, 7 de marzo de 2014

¿Por qué no hay más viajes a la luna? Por Mario Benedetti.


Cuando el bueno de armstrong dio aquellos pasos

todos registramos cómo se movía
tosco / pesado / en un suelo blancuzco
¿o era de piedra pómez? ¿quién se acuerda?



durante un rato estuvo cavilando
y la escafandra o como se llamase
impedía que viéramos sus ojos
pero juraría que su mirada era
de pereza o abulia



algo debió explicar a su regreso
algo diferente al discurso de gloria
que le ordenaron pronunciar eufórico
entre medallas flores vítores y guirnaldas



algo debió decir en privado a sus jefes
algo importante inesperado



verbigracia / cuando estaba allá arriba
caminando como un zoombie en la luna
mi general mi coronel pensé en ustedes
y se me ocurrió no sé por qué
que debía matarlos con urgencia
uno a uno / dos a dos / etcétera



o verbigracia dos / cuando andaba allá / heroico
pisando las feísimas arrugas del satélite
imaginé que así debía ser la muerte
es decir el paisaje de la muerte



o verbigracia tres / cuando estaba en selene
paseando por la nada como un imbécil
setí el asco infinito de la ausencia del hombre
y me dije qué mierda estoy haciendo aquí



algo así debe haber confesado a sus jefes
con su estrenada voz de robot disidente
y quizá por eso los dueños del poder
postergaron sine die los viajes a la luna.

lunes, 3 de marzo de 2014

Ganamos un Amigo.


Hoy te pido perdón
Desde mi corazón.
Pude amarte
Puede abrazarte
Pude besarte
Puede contenerte

Pero  ya todo cambio.
Mis enfermos celos
que no pude cambiar
Desgastaron todo
Para hacerme perder todo.

Solo quise cuidarte
Y logré asfixiarte
Pero mi corazón
Esta alegre hoy
Porque te ve sonreír
Aunque sea lejos de mi

Cuídate se feliz
Y nunca te olvides
Que siempre habrá
Unos brazos tendidos,
Para abrazarte;
Unos oídos abiertos,
Para escucharte;
Un corazón latiendo,

domingo, 2 de marzo de 2014

Pablo Neruda Farewell



Desde el fondo de ti, y arrodillado, 
un niño triste, como yo, nos mira. 

Por esa vida que arderá en sus venas 
tendrían que amarrarse nuestras vidas. 

Por esas manos, hijas de tus manos, 
tendrían que matar las manos mías. 

Por sus ojos abiertos en la tierra 
veré en los tuyos lágrimas un día. 



Yo no lo quiero, Amada. 

Para que nada nos amarre 
que no nos una nada. 

Ni la palabra que aromó tu boca, 
ni lo que no dijeron las palabras. 

Ni la fiesta de amor que no tuvimos, 
ni tus sollozos junto a la ventana. 



(Amo el amor de los marineros 
que besan y se van. 
Dejan una promesa. 
No vuelven nunca más. 

En cada puerto una mujer espera: 
los marineros besan y se van.